Armonía y Permanencia

por Savitri

tree

Todo lo natural permanece en armonía. ¿A qué se debe esto? ¿Por qué los humanos vivimos tan disconformes? Lo natural siempre cumple su función sin atribuirse nada para sí y por ello mantiene intacta su armonía. La flor, el ave, el sol, el animal, el árbol, el agua (y todo lo natural) cumplen con su tarea y no tienen intereses personales que servir. Viven para tí, para mí y para todo lo que nos rodea. ¿Ves la belleza que hay en ello? Es debido a esto que la Existencia se hace cargo de todas sus necesidades. No se preocupan por el sustento, por resultados, no se comparan, no ambicionan, ni intentan moldear la realidad a su modo. Simplemente fluyen con la Existencia, cumplen con su labor y todas sus necesidades se ven atendidas. ¿Ves alguna flor queriendo dominar a otras? Tampoco intentan ejercer poder sobre los demás y están libres del juicio de los hombres. No necesitan ser vistas, ni alabadas y se pierden entre la multitud de lo ordinario… ¿Puede haber algo más hermoso? Son un gran ejemplo para el hombre y están muy cerca de nosotros. ¿Será que podemos ver? ¿Qué nos sucede?     

Esta sociedad nos enseña todo lo contrario. ¿Y qué hemos hecho? Si observas la realidad actual ¿A qué se debe tanto desequilibrio? ¿Cómo está nuestro planeta? ¿Cómo está nuestro interior? Es nuestra ambición y egoísmo (ligados a la mente) lo que siempre nos lleva al desequilibrio. Nos aferramos, proyectamos, ambicionamos y priorizamos nuestro bien sobre el de nuestros semejantes. ¿Cómo impacta esto en un todo interconectado?

¿Hay algún modo de lograr armonía?

Siento que hay cuatro puntos de gran importancia:

  1. Presencia: para estar totalmente alerta y consciente a lo que la vida te demanda (aquí y ahora).
  2. Buena voluntad: para dejar lo máximo de tí en cada situación con amor, paciencia y reduciendo la fricción ante lo imprevisto.
  3. Altruismo: esta cualidad habla de no tener intereses personales que servir, de beneficiar limpios de egoísmo y ambición humana.
  4. Renuncia de resultados: dejas lo mejor de tí y no proyectes resultados. Los entregas a la vida para que haga lo que deba ser. ¿Podría ser diferente? Siempre que te aferras a resultados sufres, déjalos en manos de lo Supremo.

Cuando estas cuatro cualidades se fusionan desde el corazón, se produce una hermosa alquimia y todo lo necesario nos llega. Es el secreto del sustento, la armonía y la permanencia.

Te sientes feliz y la Existencia se hace cargo de tí, pues estás al servicio de otros. Antes luchabas con la realidad para lograr propósitos egoístas y ahora eres un vehículo para manifestar el propósito Universal. Fluyes. ¿Ves la diferencia? Paradojicamente te beneficias como nunca antes lo habías hecho. Esto no tiene nada que ver con que dejes tu trabajo, ni cambies tu vida, ni dejes tus obligaciones, pues vivimos bajo un entorno demasiado establecido. ¡Es una actitud interior! Si cambias de actitud y priorizas estos puntos, toda tu vida se transformará.

Quien tiene demasiados intereses personales que servir, más tarde o más temprano quedará condicionado. Llegará la desdicha y podrá comprobarlo. ¿Quienes han sido los seres más plenos y armonizados? Seguramente quienes han sabido servir intensamente a los demás sin pretender nada para sí. Ellos han ganado una gloria y una paz que no es este mundo, pues nunca intentan destacar. Son simples y humildes servidores que viven desde el ejemplo, sin interesarse por los ojos del mundo.

Conclusión

Tenemos que tomar consciencia de que nuestra ambición y egoísmo lo está destruyendo todo. Lo natural ha perdurado durante millones de años en perfecta armonía y han bastado algunos años de “progreso” para poner en jaque el planeta. ¿Qué estamos haciendo? Todo está siendo depredado y contaminado (hasta nuestro interior). El camino del la ambición y el egoísmo no conduce a ningún lado, cae por su propio peso. Existieron civilizaciones muy antiguas que vivían en plena armonía con la Existencia, cumplían su función y aportaban a todo sin egoísmo. ¡Estaban limpios! no necesitaban destacar, ni ambicionar, ni ser reconocidos y eran felices en su simpleza primordial. ¿Podemos aún rescatar algo de esto? Seguro que sí.  Basta con cambiar tu actitud interior, servir a todo lo que existe con amor y limpiarte de intereses personales… luego todo lo demás.

Aunque nadie lo note, esto será un aporte de inmenso valor para la humanidad y para tu ser. Ya sea en menor o mayor grado, si llevas a la práctica esto, verás que bueno será.

Mis afectos y cariños,

Sivael

31/01/13

Anuncios