Soltar y confiar

por Savitri

1511200_10202893924499856_1404823792_n

El ser humano siempre se ha esforzado por controlar los acontecimientos, pero aún así, la vida siempre nos sorprende. Cuando se nos impone una situación inevitable, todo se ve transformado. A veces son sucesos leves, pero otras veces se presentan intensos movimientos. La visión Suprema cuida de nosotros siempre, aunque desde nuestra visión egoísta, posesiva e individual veamos todo lo contrario. La Vida tiene una sabia visión de futuro siempre, hasta cuando creemos que se equivoca. Tenemos que aprender a confiar en esta corriente superior y lo que nos trae. Aprender a dejar de lado las visiones mentales, la necesidad de control y a confiar es su misteriosa tarea. Sino pregúntate ¿Confiarías en lo que dice tu mente? ¿O en aquella voluntad Suprema que te ama y conoce tu verdadero propósito? Por eso en estos momentos, es bueno vigilar muy bien nuestros pensamientos.

La crisis será inevitable, pero en función de la actitud que tomemos el proceso largo/tedioso o corto/productivo. Si tenemos una herida y la tocamos sin cesar nunca sanará, pero si dejamos que el proceso siga su curso natural sanará rápidamente. Con nuestras vivencias pasa igual, pero muchas veces en vez de colaborar con el proceso, lo hacemos más difícil. Digamos que es inevitable el dolor al inicio y es natural que haga su trabajo, pero a veces intencionalmente volvemos a recordar, alimentamos la pena, retrocedemos, nos escudamos en sustancias tóxicas, nos evadimos y allí el sufrimiento persiste… no queremos que eso se vaya, no tenemos el coraje de “soltar”, de confiar en lo Supremo y dejar todo en sus manos. Digamos que la crisis guarda un potencial dual: o nos eleva o nos tira abajo. Fé, aceptación y una adecuada conducta son ingredientes básicos  para “Crecer en Crisis

¡Seguramente hay algo mucho mejor para nosotros! Pero tenemos que dejar que suceda. Confiemos y actuamos para que una nueva oportunidad florezca. Quizás lo nuevo, lo que va a completarnos está esperando a la vuelta de la esquina… ¿Y qué hacemos nosotros? Nos cerramos a la oportunidad y protestamos culpando a otros, al destino, a Dios, a la Vida, etc… diciendo ¿Porque a mi? y como una amiga me dijo una vez… ¿Por qué no a mi?

Depende de tí ver esto como un “nuevo inicio” o como un “trágico final”. No perdamos ni un día de la vida en el pasado, que hay mucho que valorar. Guardemos lo bueno en nuestros corazones y sigamos adelante. Caer está permitido, pero levantarse es obligatorio. No retrases tus pasos, ten paciencia, fe y determinación… seguro va a costar, pero si persistes sanarás rápido.

Entonces: ¿Qué día vas a crear hoy? Un día de coraje, valentía, amor, transformación, risa…. ¿O un día de pesar, dolor, sufrimiento y pena? Esto en gran parte depende de tu actitud.

Decía una antigua santa:

“Todo se pasa,
Dios no se muda,
la paciencia todo lo alcanza,
quien a Dios tiene nada le falta”

Con amor,

Sivael

Anuncios