Juicio y Crítica

por Savitri

juicio

¿Podemos saber lo que hay en el interior del prójimo? ¿Podemos realmente colocarnos en su piel? ¿Cómo saber si  “ese alguien” no está dejando lo mejor de sí? Quizás lo está dejando todo… y no consigue transformarse. Por ello, siempre es prudente trabajar el silencio y la compasión. Cuando tenemos que colocar una visión al respecto, tenemos que ser humildes y cuidadosos. Cuando no prejuzgamos lo que vemos por fuera, emitimos una frecuencia interior neutral y no nos vemos perjudicados. Cuando prejuzgamos lo que vemos por fuera, generamos casi siempre una visión distorsionada de la realidad y esto nos perjudica. Dejemos que los hechos hablen por sí mismos y ahí sabremos la verdad.

Nuestras palabras y pensamientos, son poderosas armas de doble filo… o nos liberan o nos esclavizan. En una gran proporción, nuestros sufrimientos vienen de la mano de hacer todo personal, de nuestros prejuicios y de aquellas ideas distorsionadas que generamos de la realidad. Así no solo perdemos nuestra paz, sino que también le quitamos paz a los demás. Estamos demasiado identificados con el ego y no paramos de hacer todo personal.

Mientras menos personal haces las cosas, mejor. Mientras más silencioso te tornes, mejor. Mientras menos prejuicios generes, mejor. Coloca amor, abraza la compasión, disuelve rencores, líbrate de la crítica… y los venenos del ego no podrán afectarte. Recuerda que tú también te has equivocado y que has pasado por duros momentos. Que la realidad te muestre en hechos la verdad y así podrás mantener limpia tu alma, alegre tu corazón.

Cierro con dos frases:

  • “Vemos la paja en el ojo ajeno y no vemos la viga en el nuestro”
  • “A quien juzgue mi camino, le presto mis zapatos”

Un saludo de Paz,

Sivael

Anuncios