Lamento

por Savitri

ultima-de-viejos

Justo ayer hablaba con una persona que se lamentaba de haber perdido 30 años de su vida junto una persona que le hizo la vida imposible. Al fin tomo coraje y decidió terminar la situación, se liberó. Pero resulta que ahora se lamentaba de todo aquello que se había perdido, de todo aquello que dejó de disfrutar en aquellos 30 años y le dije:- ¿Pero qué está haciendo ahora? Aún le queda mucho por delante. Si es verdad que cuando uno se libera se concientiza de todo aquello que podría haber sido… pero uno no puede adelantarse a los ciclos. Un ciclo es un ciclo y nada puede darse antes de tiempo. Por ello le pedí que  recordara su pasado, que viera aquello que le apenaba y que se perdonara a sí mismo. Cuando una parte de nuestro ser es rechazada o bien cuando no nos perdonamos ciertas cosas, no podemos estar completos e íntegros en el presente (único campo real de transformación). Viendo y perdonando, podemos redimir nuestro ser y asumir el presente en toda su intensidad. Entonces le dije: observe que está generando la misma situación, ya que si sigue así, lamentándose en el presente y triste, seguramente en unos años se lamentará de no haber disfrutado aquello que tiene ahora y aún puede disfrutar ¿O no? La realidad actual es la única que le queda… ¿Podría ser de otra forma? Entonces primero tiene que ver sus penas, perdonarse de corazón y aceptar totalmente su realidad actual. Ahí recién comenzar a transformar desde el presente, desde donde aún puede transformar su realidad y disfrutar.

Tenemos estar muy alertas, pues el ego (y la mente) son muy astutos. Nos pueden hacer repetir los mismos errores una y otra vez. ¿Cómo? Sacándonos del presente por medio de pensamientos compulsivos y sus respectivas emociones. La vida misma transcurre en este preciso momento y nada puede dejarse para mañana. La consciencia se trata de estar intensamente en el ahora e identificado con nuestro verdadero ser… ¡Ahí hasta el más pequeño acto es una transformación!

Una vez dicho esto, la persona mejoró y sonrió.

En Unión,

Sivael

Anuncios