Haz flores del dolor

por Savitri

verbo

Todos pasamos por situaciones difíciles, imprevistos o cargamos con alguna “cruz”. Dichas pruebas a veces son tan áridas que nos cuesta aceptar, remontar y encontrar nuevamente equilibrio. ¿Pero qué se oculta tras la crisis? Tras la crisis existe un enorme potencial de crecimiento y aprendizaje, pero también la oportunidad de derramar una fragancia desconocida: la compasión. Puedes quedar con el crecimiento y la madurez producto de la crisis, pero otro gran potencial es el de tornarte compasivo. El dolor que sucede de dichas experiencias, puede ser canalizado y transformado en compasión. Solo tú que has experimentado la pérdida, el olvido, la soledad, la enfermedad, el vacío, el engaño, etc. puedes compadecerte y entender mas verazmente a quien sufre lo mismo.

“Haz flores del dolor” es una frase que nos invita a la alquimia interior, a la transfiguración del estado sufriente egoísta en un estado de fraterna compasión. Cuando además del aprendizaje, aprendemos a transformar nuestro dolor en compasión por los demás, nos vemos totalmente limpios y renovados. Tenemos la oportunidad latente y el empuje necesario para crear una obra de bien que beneficie a todos los que viven una situación similar. Es el caso de muchos que tras pasar por arduas pruebas, han dedicado su vida a ayudar a sus pares que pasan por lo mismo. Pero esta oportunidad de “ponerse en los zapatos del otro”, es mucho más efectiva cuando experimentas personalmente su dolor. ¿Sino como? Es un buen mecanismo de la vida para acercarnos, ya que muchas veces la plenitud nos lleva a una terrible indiferencia.

La mayoría de nosotros aprendemos de las crisis, pero no todos logran dar este segundo paso y en el fondo quedan con una especie de resentimiento. Este segundo paso es el que nos cura del todo, el que nos da un sentido, el que nos permite florecer y ensanchar nuestra capacidad de amor por los demás. Solo tú puedes permitirlo.

Intenta utiliza tu dolor de forma positiva, dejando de ser el centro y beneficiando a los demás con tu experiencia. Olvídate un poco de ti. Cuando veas lo útil y grandiosa que puede ser tu experiencia para otro -que sufre lo mismo- verás  la grandeza que hay en “Hacer flores del dolor”…

Con cariño,

Sivael

Anuncios