Libertad

por Savitri

windmillhillcropcircle03

A veces buscamos la libertad evitando compromisos y destigándonos de ciertas cosas, pero hay que tener en claro que la verdadera libertad es interior. ¿A qué me refiero con esto? A que la verdadera libertad sucede cuando nos libramos de aquello que nos genera sufrimiento y aquí el ego juega un papel fundamental. Está bien desligarse de aquello que nos perjudica, pero debemos cuidar para no caer en el otro extremo. Dedicarnos exclusivamente a nosotros mismos, nos puede hacer caer en una esclavitud mayor: la esclavitud de quedar preocupados constantemente con nosotros mismos. Por eso al librarnos de algo tenemos que tener en claro “para qué” utilizaremos esa libertad. ¿Para qué usas tu libertad? Sino tienes claro esto puedes volver a caer. Hay personas “libres” de muchas responsabilidades y obligaciones, pero terriblemente esclavizadas en si mismas. Otras personas están “comprometidas” con muchas causas, pero experimentan una gran libertad de espíritu. ¿Y cómo se determina esto? Por los frutos, su alegría, su paz, su belleza interior, etc.

El problema es el de siempre “el yo”, pues la verdadera esclavitud proviene de atender constantemente al ego y la verdadera libertad ocurre como consecuencia de contactar nuestra esencia (hecho que nos libra de las amarras del ego). Por esto habrás visto grandes seres en las zonas más inhóspitas y ocupándose de cientos de enfermos… pero esto es irrelevante, pues la libertad que viven es producto de contactar su esencia a través del servicio a los demás (que guardan la misma esencia). Mientras el mundo juzga estas tareas como despreciables, el sabio se nutre despojándose de si y sirviendo a otros. Este es el misterio de la caridad que nos libera de las garras del ego, si es realizada con el debido corazón y altruismo. Habrás visto también personas que lo tienen todo y viven en un estado de miseria interior producto de estar pensándose el tiempo entero. Estar preocupado el tiempo entero contigo mismo te enferma. ¿Y cómo solucionamos esto? Con equilibrio. Librándonos de aquello que nos daña, pero sin llegar al extremo de quedar encerrados en nosotros mismos. Beneficiándonos, pero también beneficiando a otros. Atendiéndonos, pero también atendiendo a otros. Quizás no lleguemos al nivel de ciertos sabios, pero siempre es bienvenido olvidarse de sí para mejorar la realidad de otros, ya sea una persona, un animal, un árbol, la misma naturaleza, una obra de bien, etc. Cada quien tiene su propia sintonía para el servicio. Digamos que al brindamos de corazón (sin intereses personales) equilibramos nuestro egoísmo y ahí comenzamos a sentir la verdadera libertad. Así comprendemos que la libertad es un factor netamente interior.

Una pequeña tarea altruista realizada con amor, puede cambiar tu realidad de una forma increíble. Al principio parece complejo y poco agradable, pero con el tiempo verás lo que sucede. Hoy te invito a olvidarte de tí y hacer un tiempo para aquellos que más lo necesitan. A veces los barrotes de nuestra cárcel viven en nuestro interior y seguramente a la vuelta de la esquina hay algo o alguien necesitándote. ¿No lo crees?

Es solo cuestión de salir por un rato de uno mismo para volverse a encontrar.

Un saludo de paz.

13/12/13 S. 

Anuncios