Ejemplo

por Savitri

monje barriendo

Muchas veces intentamos resaltar la inconsciencia ajena discutiendo, haciendo observaciones o manifestando nuestra disconformidad. A veces puede ser necesario, pero en muchos casos solo generamos conflicto. Lo que decimos… ¿Es realmente un factor de cambio para el otro? ¿Será que aportamos verdaderamente? ¿Nos unimos o nos dividimos? Siempre es bienvenido recordar lo fácil que es ver los errores ajenos y lo mucho que cuesta ver nuestras faltas. Además es muy poco probable que alguien cambie por lo que decimos, por más lógico que sea nuestro planteo. La mayoría de las personas cambian por compulsión y la minoría por comprensión. Entonces… ¿Cuál es el factor de cambio más influyente? El ejemplo. Cuando estás bien no necesitas hacer nada, la gente sin que digas nada percibe tu alegría, tu plenitud, tu paz y se pregunta ¿Cómo hace esta persona para estar así? Allí pueden surgir infinidad de situaciones, una charla, una reflexión interior de la persona, replanteos, etc. y estos si son factores movilizantes en el otro. Como decía Ghandi nuestra única responsabilidad verdadera radica en tornarnos ejemplos vivos de lo que queremos ver en el mundo. Facundo Cabral decía “La vida te puso un ser humano a cargo y eres tú mismo”. Antes que intentar forzar a otros al cambio, cambiemos nosotros e irradiemos desde el ejemplo. Estemos atentos para no derrochar nuestra energía en vanas discusiones y tratemos de encausarla de forma positiva. Si cada uno utilizara su potencial en descubrirse y armonizarse, el cambio a nivel global sería rotundo. Otro sabio dicho nos dice “Si cada uno cuidara su árbol, el bosque sería maravilloso”. Por esto hoy te invito a ser ejemplo e irradiarlo a los demás. No hace falta mostrarse, basta con nuestro silencioso trabajo y la misma Vida se encargará de lo demás.

Hace ya tiempo publicaba una pequeña frase que les vuelvo a regalar: “Solo quien se transforma, transforma”

Un saludo de paz,

S.

Anuncios