La Semilla

por Savitri

semilla

Un ejemplo muy intrigante es el de la semilla, que para brotar debe hundirse en la oscuridad y ascender hasta alcanzar el firmamento. ¿Puede haber algo más hermoso? La semilla está destinada a crecer en dirección al Sol, pero esto no la exime de nacer en la oscuridad y elevarse de entre los gélidos terrones. Su destino es el Sol, pero la vida le inicia en su opuesto.

Si lo que queremos es crecer tenemos que saber que tendremos que pasar por la “prueba de la semilla”. La naturaleza nos colocará en tierra firme y oscura, para que poco a poco vayamos ascendiendo y despuntando en dirección al Sol. La ley natural es muy clara, para subir primero hay que bajar y para llegar al Sol nuestras raíces deben estás ancladas a suelo firme. Ciertos aprendizajes a veces son arduos y dolorosos, pero esto es una parte más de la vida.

“¿Qué sería de la semilla sin la esperanza de ver el Sol?”

Un saludo de paz,

S. 29/12/13

Anuncios