Movimiento

por Savitri

25. Intensidad

La vida es movimiento constante y para que haya movimiento debe haber diferencias. La diferencia de presión pone en movimiento el aire, la diferencia de temperatura mueve las corrientes marinas, la diferencia de alturas permite el fluir del agua, la diferencia de potencial permite el paso de la corriente y del mismo modo la diferencia entre nuestras realidades nos pone en movimiento. Sin diferencias, no habría movimiento y sin movimiento todo estaría muerto. Nadie es dueño de elegir donde nacer, ni en que familia, ni en que realidad, ni en que contexto,  pero está claro que el entorno que nos tocó es el adecuado para forjar al máximo nuestro propio potencial.

Es probable que más de una vez hayas sentido que este mundo es injusto… o te hayas preguntado porqué algunos nacen con tanto y otros con tan poco, o el porque de tanta injusticia… pero hay que saber que es la misma diferencia la que nos pone en movimiento. Si no hubiese alguien “abajo” ¿Cómo darías una mano? Sino hubiese necesidad ¿A quién ayudarías? Sino existiera el error ¿Cómo forjarías el perdón? Si no hubiera manifestación de inconsciencia ¿Qué te llevaría a despertar? Sin existencia del odio ¿Cómo optarías por el amor?  Si no experimentaras la miseria ¿Cómo te podrías elevar? Con esto no estoy justificando las atrocidades que se cometen día a día y está claro que abunda la ignorancia… pero la Vida se hace de estas diferencias para enseñarnos y poder forjar nuestras capacidades. Gracias a la diferencia nos ponemos en acción, esto lleva a desarrollamos y así vamos adquiriendo sabiduría. Todo en la naturaleza es movimiento y está regido por la misma Ley Universal. ¿Será que nos vale rechazarla?

Siempre me gustó decir que la perfección de Dios es muy superior a la del hombre, porque también abarca lo imperfecto. Otro dicho dice “Donde el necio ve dos cosas el sabio ve una”. Si meditas sobre todo lo que nos pasa y sus consecuencias con el tiempo, comprenderás que no hay ni un pelo de sobra en este mundo… que todo está justamente equilibrado. Lo que realmente nos mata es no aceptar el desafío de la realidad que nos toca, pues así quedamos bloqueados y divididos de la Vida. Nunca sabremos el porqué de algunas arduas realidades, pero sí podremos llegar al entendimiento de que nada está de sobra, de que todo se complementa en una constante corriente de eterno aprendizaje.

Ya no estemos estancos, tristes o divididos de la realidad ¡Salgamos a transformarla con alegría! pues para esto se han plasmado las diferencias, para ser armonizadas… para forjar nuestras capacidades, virtudes y destrezas… para llegar a los demás desde la  base inmutable del amor.

Que sea un día luminoso,

21/1/14 S.

Anuncios