Lluvia y fertilidad

por Savitri

lluvia

Aunque sombría y turbulenta, todo cobra vida gracias a la lluvia. ¿Qué sería de la vida sin ella? A veces estamos mal sin ningún sentido y no hay modo de evadirlo, ni de acelerar su culminación. ¿Quién podría evitar un chaparrón? Tenemos que entender que interiormente somos como el clima, fluctuantes. A veces hay días soleados, nublados, ventosos, con tormentas, etc. En la naturaleza, la tormenta es esencial, ya que sirve para humedecer, limpiar y nutrir la tierra. Sin ella no habría posibilidad de fertilidad ni de crecimiento. Dejemos que la lluvia cumpla su función… así nos limpia, nutre y fertiliza.

Según el dicho, no se trata de esperar a que pase la tormenta sino de aprender a “bailar bajo la lluvia”. Ahora, si nos es imposible bailar bajo la lluvia, será mejor abrazar el estado que la vida nos trae y no hacer un problema de ello. Es un eslabón más y tenemos que aprender fluir con ello. También a revisar si lo que sentimos es un fenómeno natural o es producto de no estar actuado con consciencia. Siempre queremos la porción dulce de la vida, pero la verdadera grandeza radica en tomar todo su espectro, en abarcarla con totalidad. Tengamos paciencia, aprendamos a esperar, todo se pasa y siempre ha parado de llover. Nuestra desesperación sólo empeora las cosas.

La lluvia siempre ha sido señal de fertilidad y bendición para los pueblos. ¿Por qué no para nosotros? Tengamos gratitud.

Un Saludo de Paz,

S. 8/2/14

Anuncios