Ni bueno ni malo, necesario.

por Savitri

seasons

Verdaderamente no existe ni lo bueno ni lo malo, solo existe lo necesario. Es nuestra ignorancia la que nos lleva a realizar de todo un juicio anticipado y así mantenemos un estado de conflicto interior. Cuando juzgas algo como “malo” no das posibilidad a que lo “bueno” surja, cuando lo juzgas como “bueno” abres la puerta a que lo “malo” suceda… pero lo bueno y lo malo son caras de la misma moneda. La vida es movimiento constante, de allí que la diferencia sea necesaria y aporte a la permanencia de la evolución. Por ejemplo, cuando van a operarnos no lo tomamos como una tragedia, pues sabemos que el proceso al final nos beneficiará. Todo el pesar y el riesgo es asumido como parte de un proceso benéfico para nuestro ser. ¿Y qué cambia aquí? Simplemente que “sabemos” en cierto grado el destino del complejo movimiento.

En el día a día nos suceden muchas cosas, pero pocas veces conocemos el destino de los sucesos. Por eso nos anticipamos juzgando esto como bueno o aquello como malo, cuando en realidad lo que nos pasa es lo necesario para evolucionar y desarrollarnos. ¿Cuantas cosas que parecían “buenas” terminaron siendo trágicas? ¿Cuántas cosas que parecían “malas” terminaron siendo benéficas? Por eso has de saber que nada es bueno y nada es malo, solo es lo necesario… Es lo que es.

El único gran problema será siempre no aceptar la realidad como es, no flexibilizarnos ante el eterno movimiento, aferrarnos solo a ciertos estados. La vida a veces es desierto y otras primavera… ¿Quién podría alterar esto? Basta con lo más simple, que es aceptar lo que somos, lo que nos toca, lo que sucede y lo que indica nuestro interior de la mejor forma. Desear una realidad distinta nos estanca en el sufrimiento, mientras que aceptar la realidad como es nos deja en paz y nos permite transformarla verdaderamente.

Todo tiene su razón de ser en la vida, pero somos nosotros los que elegimos que hacer con ello. Podemos crecer, estancarnos, alimentarnos, degradarnos, lamentarnos o transformarnos en función de como enfrentemos estos misterios.

Necesitamos paciencia, fe, humildad, trascendencia, desapego, flexibilidad y amor para armonizarnos con lo que llega, que responde a un plan mayor y nos permite transitar el infinito camino ascendente.

Un Saludo de Paz,

S.