La sed del placer

por Savitri

38

Con la experiencia del placer nace también la experiencia del sufrimiento. ¿Por qué? Porque en la medida que te deleitas al principio, sufres al final. Mientras más elevas algo, más ruido hace al caer. El espacio que llena el placer en un inicio, lo ocupa el sufrimiento al final. ¿Por qué? Porque el placer es algo pasajero, que atiende la inestabilidad de la naturaleza material. La pérdida del placer se traduce en sufrimiento. El niño aun no ha experimentado casi placer alguno ¿Y quien puede decir que no es feliz? Pero su secreto radica en que no necesitan del placer para estar bien, son felices con lo que son y tienen. ¿Puede haber algo mas simple?

Aferrarse al placer es caer mas tarde o mas temprano en desgracia. ¿Te invitan un deliciosa comida? ¡Genial! la disfrutas, pero si mañana eso se va no es un problema. ¿Te deleitas en compartir con alguien? Lo disfrutas, pero cuando eso se va no haces un problema de ello. ¿Tienes un gran empleo? ¡Estupendo! pero si mañana no lo tienes, que no signifique un problema… sales inmediatamente a buscar otro. El tema es que no es tan fácil… no todo se controla de esta manera. Cuando gozamos no somos totalmente conscientes del lazo que estamos creando con el objeto del placer, por lo tanto cuando este objeto se retira ya estamos aferrados, acostumbrados y necesitamos de eso para estar bien… aquí se producen aquellas emociones que nos desbordan y que traen dolor a nuestros días. Entonces ¿Qué solución le damos? Aquí viene el porque en los antiguos cultos espirituales de todo el mundo se hecho tanto hincapié en el desapego y la renuncia a los objetos de los sentidos. No es debido a que sean amargos, masoquistas o personas sin sazón. ¡Al revés! Es porque se trata de retornar al estado de “niño” donde el placer no es una necesidad y por lo tanto ahorramos sufrimiento. Es un retorno a la simpleza original.

Pero cabe preguntarse:- ¿A qué nos invita esta sociedad? Al camino del deseo extremo y con miles de necesidades superfluas (y generadas) te divide el tiempo entero de lo que realmente eres.  Incentiva la constante búsqueda del placer y los sentidos… siendo esto un camino que pocos saben manejar y que termina en seguro sufrimiento. Has de saber que el verdadero gozo viene de no necesitar, de ser simple y completo con lo que el momento presente te demanda. La mayoría de los “tesoros” que la sociedad actual ofrece son  una trampa, pero has de experimentar y sentir en tu corazón la verdad.

Con desapego y renuncia vamos aprendiendo a disfrutar de la vida como es, con mas serenidad, normalidad y ya sin tantos excitantes. Esto trae una profunda paz y una gran alegría. Pues ya no dependemos de buscar el placer fuera, sino que comenzamos a deleitarnos en lo simple y cotidiano que nos toca. ¡Es algo muy diferente! Con el tiempo y la experiencia nos vamos dando cuenta que este mundo ofrece cosas pasajeras, placeres temporarios y tesoros fugaces. Lo único que no pasa es el amor con que atendemos cada pequeño acto. ¿No es allí que debemos sembrar? Disfrutemos de lo que la vida nos ofrece, pero con equilibrio, consciencia y flexibilidad.

Se dice que la mayoría prefiere las bebidas sabrosas, fuertes o empalagantes, pero el sabio prefiere el agua…  que no sabe a nada ¡Pero nunca tiene sed! Por esto hemos de ver igual el placer y saber que mas tarde o más temprano todos necesitaremos saciarnos en la fuente de Agua Universal.

Un Saludo de Paz.

Sivael 12/4/14

 

Anuncios