Ma-tsu

por Savitri

images

Cuando el príncipe Ma-tsu comprendió que todo se disfrutaba de la Paz hacia afuera – y nunca al revés – renunció a todo y partió hacia las montañas.

Su felicidad ya no dependía de nada. El movimiento de la hierba al viento, la aves surcando los cielos, los pequeños insectos en incansable labor… todo era mágico… ya no había fricciones, deseos, ni nada que comprender…

solo existía el Ahora y la inmensa Paz del Nirvana.

S.

Anuncios