Suelta

por Savitri

528303_563531460348003_658707757_n

La vida está llena de regalos, bellezas que podemos experimentar y disfrutar, pero que no podemos retener.  Quienes saben amar la vida y deleitar el alma, no se aferran. Así pueden hacerse de todas las cosas. Cuando nos aferramos a algo, un estado, un momento, una idea, un objeto, una persona, etc… dejamos de fluir con una porción de la Existencia. ¿Por qué? porque la vida es cambio constante, renovación infinita, misterio insondable…

Hemos de saber que en esta vida todo está de paso, que nada nos pertenece y que realmente todo nos ha sido dado. Si queremos amarnos y protegernos, hemos de  limpiarnos. ¿Limpiarnos de qué? De esperas, deseos y expectativas. Amar la vida como es.  Esta es la mayor oferta que podemos hacer al Universo. Entregar nuestra propia voluntad, para vibrar con la Gran Voluntad. Obrar abnegadamente para Dios, sin pretensiones o esperas en base a resultados.  Así podremos amar la Vida tal cual es; en plena Unidad y sin caer en vanos sufrimientos.

Sucede un hermoso atardecer… ¿Cómo vas a retenerlo? Conociste una hermosa persona… ¿Cómo vas a retenerla? Sucede una inmensa plenitud… ¿Cómo vas a retenerla? Las cosas mueren por qué no las sabemos soltar a tiempo, ni las dejamos ser tal cual son. Todo viene a enseñarnos algo, cumple su misión y se retira.

Esta madurez, nos enseña que el dolor es parte de la vida e inherente a todo desprendimiento.  ¿Y quién está libre del desprendimiento? Por eso, estos procesos no deberían ser un problema. Cuando lo hacemos un problema, es cuando lo transformamos en sufrimiento y eso es lo que nos daña: la falta de aceptación frente a los sucesos de la vida. Seamos valientes para aceptar el dolor como parte dela vida y para “comenzar de nuevo” incansablemente hasta el fin.

En un espíritu simple, leve y desprendido podremos armonizar con el infinito fractal de la Existencia. Disfrutaremos de cada cosa con presencia e intensidad… pero sabiendo que no nos pertenece. Así todo será un instante único y una inmensa bendición. En esta actitud y casi sin saberlo… la corriente nos llevará hacia el propósito de nuestra Alma, que sucede como resultado de dejarnos guiar en plena confianza por la vida.

Como una vez dijo Buda:- “La vida no es más que una nube que pasa”

Que la esencia de mis mensajes llegue a tu corazón y despierte en luz… la Paz de tu Existencia.

En unión

Sivael

Anuncios