Buda

por Savitri

buda iluminado

Un Buda ni siquiera desea ser un Buda, por eso es un Buda. Simplemente está vacío de deseos, expectativas y sueños. Nada espera de cuanto existe en el mundo. Blando como la arcilla… se deja moldear por la Realidad. Indiferente a las estructuras, conceptos y calificativos, no se compara. Sin preferencias, no aloja una idea de cuanto existe en este mundo. Inmutable frente a los resultados y la opinión ajena, ejecuta sin demora cualquier designio del Universo. Sabe que no podría ser más de lo que es y eso basta. Sabe que la meta está siempre bajo sus pies, por eso nunca tiene prisa.  Las flechas no lo hieren… pues no encuentran que perforar. Las miradas no le llegan, pues su fulgor se reviste de ordinario. Su sacrificio es tal… que siembra flores al otro lado del mundo.

Un Buda no existe para sí, por eso Todo existe para él.

Paz.

Anuncios